Articulo23-12-2015

  1. ¿Qué son las coronas dentales?

    En el ámbito de la salud bucodental, la corona es una prótesis que se coloca de manera fija con la finalidad de cubrir el hueco de una pieza dental que se ha destruido o que presenta un aspecto discordante con el resto de la boca. La corona dental mejora el aspecto de la boca en su conjunto y también su funcionalidad. Por lo tanto, se puede afirmar que tiene una doble utilidad: práctica, porque mejora la funcionalidad de la boca y estética, porque recupera su apariencia original.

  2. ¿Qué tipos de coronas dentales existen en el mercado?

    Las coronas dentales se pueden fabricar en diferentes materiales. Lo importante es que guarden la sintonía adecuada en cuanto a tamaño y color con respecto al resto de las piezas dentales. En cuanto a los materiales más habituales para su fabricación se encuentra la porcelana y el circonio. Pero existen una serie de variantes que deben destacarse. Es habitual que el interior de la corona dental se fabrique con algún tipo de metal como el cromo o el cobalto y sea el recubrimiento exterior de la corona el que se elabore con porcelana. Aunque también la parte exterior puede elaborarse con otras terminaciones más llamativas, como es el caso de las coronas dentales de oro. En lo referente a las coronas de circonio, se emplea este material para fabricar el núcleo de la corona, mientras que el acabado exterior se remata con porcelana o cerámica. También existe un tipo de coronas dentales fabricadas con resina, pero son poco recomendables porque se desgastan rápidamente y son propensas a las roturas.

  3. ¿Cuánto cuesta una corona dental?

    En lo referente al precio de las coronas dentales, hay que diferenciar entre los diferentes acabados. Por ejemplo, una corona dental fabricada con porcelana puede rondar los 250 euros, mientras que el precio de una corona de circonio está alrededor de los 400 euros. Si, por otra parte, se desea una corona dental con acabado exterior en oro, el precio aumenta. En el caso de las fundas de resina, son ostensiblemente más baratas por lo que pueden convertirse en una buena solución de urgencia.

  4. Pero, ¿En qué consiste exactamente la colocación de una corona dental en mi boca?

    Para la colocación de una corona dental, en primer lugar el odontólogo debe reducir el diente sano sobre el que se va a asentar la prótesis, es decir la corona dental. A continuación se hacen una serie de radiografías y mediciones para conocer las dimensiones exactas que debe tener la corona dental antes de fabricarla. Hay que tener en cuenta que las coronas dentales se fabrican a medida de cada paciente. Si el recubrimiento exterior de la corona dental va a ser de porcelana o cerámica, el especialista debe también determinar el color exacto para que no desentone con el resto de la dentadura. En cuanto a la fabricación de la pieza, es una tarea que se asigna a los laboratorios dentales.

  5. ¿Cuánto dura una corona dental?

    En lo referente a la duración, cuando se fabrica una corona dental es pensando en que dure toda la vida. Aunque con el transcurso de los años se pueden aflojar. En todo caso, para garantizar que la vida útil de la corona dental sea lo más longeva posible, hay que mantener una correcta higiene bucodental y pasar al menos una revisión al año.

  6. ¿Cuándo es el momento idóneo para ponerme una corona dental?

    Existen distintas causas que determinan el momento adecuado para ponerse una corona dental: cuando una pieza está evidentemente dañada por la caries y desentona respecto al resto de la boca; cuando, debido a alguna circunstancia, se ha perdido un diente; con la finalidad de recubrir un diente que presenta un color extraño, se ha deformado o tiene un hueco; e incluso cuando existe una separación excesiva entre dos piezas dentales y se pretender rellenar ese espacio.