ortodoncia_implantes

En el ámbito de la odontología, concretamente, respecto a los implantes dentales y los aparatos de ortodoncia, es frecuente preguntarse si es posible combinar la ortodoncia con los implantes dentales y, en caso afirmativo, cómo ha de encararse el procedimiento, es decir, si se pueden realizar de manera simultánea, o bien, si es recomendable colocarse el aparato de ortodoncia y después el implante dental, o viceversa. También, algunos pacientes suelen tener la duda de si en realidad necesitan ambos tratamientos. A través de estas líneas, trataremos de arrojar un poco de luz sobre estas cuestiones, puesto que los implantes dentales y los aparatos de odontología influyen directamente sobre nuestra salud bucodental.

En primer lugar, señalar que si es posible combinar las dos especialidades (ortodoncia e implantes dentales) y conseguir unos resultados muy positivos y estéticos. Para tener constancia de cómo se debe proceder en tales casos, aclaremos los conceptos más importantes:

– Aparato de ortodoncia: se recurre a la ortodoncia para corregir la posición de las piezas dentales mediante un aparato de ortodoncia, el cual genera una ligera presión sobre los dientes afectados, con el objetivo de moverlos al sitio deseado.El alcance del problema dental determinará qué tipo de ortodoncia es la adecuada para cada caso.

– Implantes dentales: el implante dental permite reponer piezas dentales ausentes, por medio de una raíz artificial de titanio que se implanta en primer lugar, para después colocar la corona, con la cual se culmina el implante dental.

Una vez instalado el implante dental, no se debe de aplicar ninguna fuerza o presión sobre el mismo, con el objetivo de que pueda integrarse sin problemas. En caso contrario, fallaría su integración ósea. De tal modo, podemos deducir que, si se coloca un implante dental, este no ha de ser movido con un aparato de ortodoncia. En definitiva, lo fundamental es efectuar un diagnóstico para planificar el tratamiento adecuado, de forma que se pueda rehabilitar la dentadura con éxito, logrando un resultado estético satisfactorio, a través de los implantes dentales y del aparato de ortodoncia.

Queda claro que un implante dental no puede ser movido posteriormente por medio de una ortodoncia, además, al estar oseointegrado no sería posible desplazarlo. Entonces,¿cuál es el procedimiento a seguir cuando un paciente presenta piezas dentales ausentes y necesita un aparato de ortodoncia?

Ya hemos llegado a la pregunta clave, pero hemos de señalar que no podemos dar una respuesta concluyente e invariable, puesto que dependerá de una serie de factores. Por ejemplo, en el caso de que solo falte una pieza dental, puede ser posible utilizar ese espacio para reorganizar y alinear el resto de piezas dentales mal posicionadas, evitando así la colocación del implante dental. Puede suceder también que, por su tamaño o ubicación, no sea posible cerrar el espacio a través de la ortodoncia, en este caso habría que reemplazar los dientes ausentes con implantes dentales.

Por tanto, cuando no es posible que el tratamiento de ortodoncia pueda cubrir los espacios ausentes, lo ideal es que primero nos sometamos al procedimiento de la ortodoncia para que en su etapa final, cuando ya estén las piezas dentales alineadas, se puedan colocar los implantes dentales en los lugares correctos, sin el riesgo de generar presión sobre estos.

En otras ocasiones, cuando el procedimiento es viable y la estética lo requiere, se puede colocar el implante y, posteriormente, se procede a colocar el aparato de odontología. En estos casos se necesita proyectar la instalación del implante dental, teniendo en cuenta que al paciente luego se le va colocar un aparato de odontología, por lo que el implante dental se ubica en el lugar correcto para que quede perfectamente alineado tras la posterior ortodoncia. Aquí entra en juego la labor en equipo del ortondoncista y el implantólogo, con el propósito de determinar correctamente cual va a ser la posición final dentaria.

Cuando se realiza un diagnóstico correcto de cada caso, evaluando los pros y los contras de cada tipo de procedimiento, la combinación de un tratamiento de ortodoncia (aparato de ortodoncia) con la colocación de implante dentales ofrece unos excelentes resultados.