Las carillas dentales son unas pequeñas láminas que se colocan sobre la zona externa de los dientes y que se adhieren a ellos mediante un pegamento, resina o cemento. Su principal cometido es el de mejorar la apariencia de estos, ocultar las posibles fracturas que posean, corregir sus formas, cubrir los espacio interdentales y proporcionar una apariencia más blanca y sana. Además, las carillas dentales pueden estar fabricadas en dos materiales diferentes:

  1. Carilla de composite. Es el tipo de carilla dental más económico pero también el de menor calidad. En este caso, el
    dentista puede fabricarla directamente sobre el diente a partir de composite, un material muy similar al utilizado para los
    empastes. Requieren de mantenimiento y de visitas periódicas al odontólogo.
  2. Carilla de porcelana. Una carilla dental de porcelana es más cara pero también ofrece mejores resultados en términos de estética y duración. Su apariencia es más natural y mantienen su color durante más tiempo.

¿Cuanto vale una una carilla dental? – Precios

El precio de una carilla dental depende de factores como el material, la clínica en que se realice el tratamiento y la reputación del odontólogo. Sin embargo, a groso modo, puede decirse que el precio de una carilla de composite oscila, en la mayoría de los casos, entre los 100 y los 150 euros mientras que, en el caso de una carilla de porcelana, este ronda los 400 y los 450 euros.

Ventajas y desventajas de usar carillas dentales

Las carillas dentales, estén fabricadas en composite o en porcelana, ofrecen una serie de ventajas e inconvenientes que vamos a detallar a continuación.

Ventajas:

  1.  Puesto que las carillas dentales poseen un fin única y exclusivamente estético, no afectan ni intervienen en la forma ni en la estructura de los dientes.
  2. Una carilla dental se encarga de ocultar cualquier posible fractura o desperfecto en el esmalte del diente sobre el que se coloca.
  3. Son una alternativa perfecta a las coronas ya que resultan mucho más económicas y fáciles de poner que estas.
  4. Las carillas dentales proporcionan una apariencia muy natural al diente.Cualquier carilla dental es muy resistente a las manchas y, por tanto, mantiene su coloración blanca durante mucho tiempo sin ningún problema.
  5. Las carillas dentales devuelven el brillo a la sonrisa. Por tanto, las personas que las utilizan suelen experimentar un incremento de autoestima y de confianza en sí mismas.

Desventajas

  1. El proceso no es reversible. Por tanto, una vez se han colocado las carillas dentales sobre la superficie de los dientes, estas no se pueden quitar. Por ello, es conveniente informar adecuadamente al paciente antes de realizar el tratamiento.
  2.  Es necesario tallar los dientes para colocarlas por lo que, evidentemente, se pierde parte del esmalte. Esto puede provocar un cuadro de exceso de sensibilidad temporal.
  3. Por lo general, las carillas dentales no son reparables. Por esta razón, en caso de que se astillen, lo más probable es que el dentista tenga que rehacerla por completo.
  4. Es posible que el tono de la carilla dental colocada no coincida con el del resto de los dientes. También puede suceder que, al ser más resistente a las manchas y a la decoloración que el esmalte natural, este mismo efecto se produzca con el paso del tiempo.
  5. Antes de proceder a colocar carillas dentales, es conveniente que el interesado se someta a un tratamiento de blanqueamiento dental, lo cual incrementará el precio final.
  6. Las carillas dentales requieren de ciertos cuidados pues, aunque es poco probable, si se ejerce una presión excesiva sobre ellas, por ejemplo, al masticar o comerse las uñas, pueden romperse.