implante dental

Con esta guía rápida queremos explicar qué son y cómo se colocan los implantes dentales, de manera que se entienda fácilmente.

¿ Qué es un implante dental?

Para sustituir un diente natural perdido por otro artificial se utilizan los implantes dentales. El nuevo diente está formado por dos piezas: una, el implante dental en sí, que se introduce en el hueso y queda fuera de la vista, y otra, la corona o prótesis dental, que se fija al implante dental y es la parte del diente que queda a la vista.

Los implantes dentales se fabrican con titanio, por ser un material duro y que no produce reacciones alérgicas.

Procedimiento de colocación de un implante dental

Antes de proceder a la colocación de los implantes dentales, se realizan diversas pruebas en la clínica para establecer el mejor procedimiento.

Gracias a la buena labor de dentistas expertos, los implantes dentales sólo necesitan —por lo general— anestesia local. En caso de personas muy sensibles, se puede recurrir a la sedación consciente para producir relajación en el paciente.

El procedimiento más habitual para la colocación de los implantes dentales consiste en dividir el proceso en varias etapas.
implante dental

Primera etapa del implante dental

Consiste en introducir el implante dental en el hueco dejado por el diente perdido, por debajo de la encía, en una operación que puede durar alrededor de treinta minutos. Se empieza con una incisión para acceder al hueso y después se procede a crear el orificio mediante fresado en varias fases, aumentando el diámetro de las fresas e irrigando la zona para reducir el calor hasta conseguir la anchura apropiada.

Tras crear el hueco, se procede a colocar el implante dental de titanio mediante giros hasta estabilizarlo en el hueso, proceso que se finaliza con una llave. A continuación, se pone un tornillo de cierre —que sirve de protección— con otra llave.

Para finalizar, se procede a la limpieza y cierre de la herida, y la colocación de una gasa estéril, que se mantendrá mientras haya sangrado (reemplazándola cuantas veces sea necesario). Se suele prescribir un antibiótico y un antiinflamatorio, y se recomienda no ingerir alimentos (sí se puede tomar líquido) en las horas siguientes ni cepillar la zona afectada. Se pueden tomar analgésicos o aplicar frío en la cara para reducir la inflamación, que puede durar dos o tres días (si sobrepasa los cuatro días se debe llamar a la clínica por si hubiera infección, también si tras este periodo hay dolor o náusea).

Segunda etapa del implante dental

Es la llamada osteointegración, un proceso natural que conecta el hueso a la superficie del implante y que se completa en un período de unos tres a seis meses normalmente.

Tercera etapa del implante dental

Consiste en la colocación de la prótesis dental o corona dental, una vez comprobado que el implante dental se ha integrado satisfactoriamente. Primero se coloca un tornillo de fijación y sobre él se fija el implante dental, que se seleccionará atendiendo a consideraciones estéticas.

Cuarta etapa del implante dental

La tasa de éxito con los implantes dentales es superior al 90 % en pacientes con higiene bucal correcta y las complicaciones son pocas, y menos aún si se previenen adecuadamente las infecciones. En caso del que el implante no se integre adecuadamente puede ser necesario extraerlo para volver a intentar, con tiempo, una nueva colocación.

La cuarta etapa consiste en mantener en perfecto estado de conservación los implantes dentales, al igual que se hace con los dientes naturales, previniendo la aparición de infecciones mediante los cuidados adecuados y las visitas periódicas al dentista.