En el mundo actual, proyectar una buena imagen es muy importante a la hora de generar confianza y seguridad. Para ello, es fundamental contar con una adecuada higiene personal. En este sentido, hoy en día existe una demanda creciente por lucir unos dientes blancos y luminosos, a través de un blanqueamiento dental, que haga que nuestra sonrisa sea inmaculada y refleje un estado saludable. No obstante, este deseo de mostrar una sonrisa perfecta hace que, a menudo, no se consideren las consecuencias y efectos adversos que pueden derivarse de un blanqueamiento dental.

A la hora de efectuar un blanqueamiento dental se debe tener en cuenta el empleo de técnicas y agentes capaces de mantener la vitalidad y la naturalidad de las piezas dentales. Blanquear los dientes utilizando productos inapropiados o en proporciones incorrectas puede suponer importantes efectos adversos para los pacientes, como sensibilidad dental y problemas en las encías.

Actualmente se elaboran numerosas campañas publicitarias donde se comercializa con productos de dudosa calidad para blanquear los dientes. Productos de venta libre que, por lo general, están compuestos a partir de peróxido de carbamida de escasa concentración. Estos tratamientos para blanquear los dientes son muy poco fiables, puesto que es el propio paciente quien decide aplicarse el producto para blanquear los dientes, sin ningún tipo de diagnóstico previo y sin la supervisión por parte del odontólogo, lo que se traduce en unos riesgos más elevados para las personas que deciden someterse a un blanqueamiento dental de esta naturaleza.

Blanqueamiento5En definitiva, hacerse un blanqueamiento dental sin control médico puede desembocar en numerosos efectos secundarios, como hipersensibilidad en las piezas dentales, cambio de la rugosidad de la capa externa del diente, propagación hacia los labios, la lengua o las mejillas, ingestión por accidente, daños en la estructura dentaria, lesiones en encías y mucosas, etc.

Incluso en un blanqueamiento dental realizado por un especialista, el cual es un proceso conservador que en la mayoría de los casos ofrece resultados satisfactorios, puede conllevar algunos riesgos. Con frecuencia, blanquear los dientes puede provocar sensibilidad dentaria postoperatoria durante siete días aproximadamente. Cuando el blanqueamiento dental se realiza con férulas individuales, la sensibilidad puede presentarse en la ingesta de alimentos y bebidas frías durante la hora posterior al blanqueamiento dental. No obstante, el dentista se encargará de indicar el empleo de dentríficos y colutorios que frenan la sensibilidad y ayudan a superar los síntomas durante el periodo de tiempo que dura el tratamiento. En algunos casos, el blanqueamiento dental también puede producir sensibilidad en las encías, que desaparece al cabo de unos días. Y, en raras ocasiones, se pueden producir reabsorciones cervicales de piezas dentales no protegidas correctamente durante el blanqueamiento dental.

Por todo ello, antes de someterse aún blanqueamiento dental es de vital importancia que un especialista efectúe un diagnóstico previo. Después la persona se someterá a algunos procedimientos para eliminar parte de la decoloración y de la placa bacteriana, con el propósito de reducir en gran medida el tiempo de utilización de los productos destinados al blanqueamiento dental. Previamente al tratamiento de blanqueamiento dental, el dentista advierte al paciente de los riesgos que pude implicar blanquear los dientes, e indica una serie de cuidados, con la idea de obtener un resultado óptimo.

Ante la aparición de los citados productos para blanquear los dientes sin receta médica, cuyo coste es más reducido en comparación con el blanqueamiento dental que realizan los profesionales de la odontología, es preciso hacer hincapié en el riesgo que puede entrañar para la salud bucodental la autoaplicación de este tipo de tratamientos sin la pertinente supervisión de un odontólogo, puesto que dicho especialista debe comprobar el estado de las encías y de la estructura dental para realizar el blanqueamiento dental oportuno al paciente.