implante

Dado que se trata de una solución muy eficiente para reemplazar piezas dentales que se encuentren dañadas o se hayan perdido, cada día aumenta el número de personas que eligen la opción del implante dental, debido, sobre todo, a que los implantes dentales funcionan a largo plazo. De hecho, el uso y desarrollo de los implantes dentales es considerado como uno de los mayores progresos de la odontología en los últimos 50 años.

Situaciones en las que el implante dental es la mejor solución

Por regla general, el implante dental es la mejor opción a la hora de reponer una pieza dental, cuya pérdida haya sido provocada por cualquier motivo, ya sea por el envejecimiento o por un traumatismo. Además, se trata de un tratamiento que no afecta a restos de piezas dentales sanas, y evita que el hueso maxilar se desgaste; secuelas generadas por otros tratamientos.

Son escasas las contraindicaciones que imposibilitan la colocación de un implante dental. En la mayoría de casos están relacionadas con problemas en el hueso de la mandíbula, como algún tipo de infección, tumores malignos que dañen al hueso, o trastornos que afecten al metabolismo óseo. De cualquier forma, es aconsejable consultar con un cirujano especializado para contemplar las diferentes opciones, con el propósito de seguir el tratamiento más indicado para el problema. Algunas otras soluciones, aunque menos eficientes y duraderas, son la prótesis parcial removible, la prótesis parcial fija y la prótesis adhesiva.

Por tanto, cuando no se padece ninguna de las contraindicaciones expuestas, el implante dental es la solución más eficaz y segura frente a otros remedios. Con los implantes dentales no solo se consigue un gran resultado estético, también podremos tomar cualquier tipo de alimentos con total tranquilidad, puesto que los implantes dentales son fijos e inamovibles, y requieren el mismo cuidado que los dientes propios.

La edad no es tampoco ningún impedimento, si se desea cambiar la apariencia de la boca. Una persona mayor puede beneficiarse de este método odontológico sin mayores consecuencias. Cada vez es mayor el número de personas de edad avanzada que cambian sus dentaduras postizas por unos implantes dentales que mejoren su calidad de vida.

Asimismo, la estabilidad que brindan los implantes dentales los convierten en la solución más cómoda y efectiva. Una vez que finaliza el proceso del implante dental, el paciente puede volver a su casa en ese mismo instante para seguir con su vida normal, tal y como si tuviera un diente natural.

La mayoría de especialistas recomiendan los implantes dentales, al ofrecer unos excelentes resultados a largo plazo, de tal modo que podemos disfrutar de sus beneficios durante mucho tiempo. En este sentido, los datos son contundentes, los implantes dentales alcanzan una tasa de éxito superior al noventa por ciento.

¿Por qué los implantes dentales ofrecen mayor firmeza y durabilidad?

La raíz del implante dental está formada por un tornillo que se suelda naturalmente al hueso, quedando totalmente fijo y estable. A este proceso se le denomina osteointegración, que sucede cuando las células del hueso se adhieren de forma natural a la superficie del titanio, material con el que está elaborada la raíz. El proceso suele durar de tres a seis meses y es conocido como restauración del implante dental.

Como hemos señalado anteriormente, el implante dental es una solución muy duradera, llegando a permanecer inalterable más de veinte años. Se han comprobado casos en que un implante dental ha llegado a durar más de veinticinco años funcionando perfectamente. Por todo ello, el implante dental es la mejor opción a la hora de reemplazar un diente. No obstante, la limpieza e higiene bucal son claves para que los implantes dentales lleguen a durar muchos años.

Hay un mínimo porcentaje de complicaciones en el proceso de los implantes dentales, además, la mayoría, tienen solución. Se trata de un tratamiento muy común y sencillo que apenas implica dolor. Lo más recomendable es asegurarnos de que contemos con un profesional que nos haga un diagnóstico adecuado, y que lleve a cabo todos los procedimientos necesarios para la óptima colocación del implante dental.