ratón Perez
¿Pensabas que el Ratoncito Pérez es el único en todo el mundo que visita a los niños para llevarse sus dientes y, a cambio, darles una moneda?
Para los niños es muy importante la caída del primer diente de leche. Viven ese momento con cierta incertidumbre y nerviosismo ya que, a fin de cuentas, supone la pérdida de una parte de su cuerpo. Desde hace mucho tiempo, existen innumerables tradiciones del momento en que a los niños se les cae el primer diente, consiguiendo que la ansiedad y preocupación de los más pequeños quede sustituida por un momento lleno de ilusión y entusiasmo por recibir ese pequeño regalo.
Pero, ¿quiénes son esos personajes tan deseados por los niños?

El Ratoncito Pérez

Sin duda, el más conocido entre los niños españoles y latinoamericanos es el pequeño Ratoncito Pérez. El autor de este personaje es el Padre Luis Coloma que, a petición del Palacio Real, le escribió un cuento a Alfonso XIII, que en aquel momento tenía 8 años y se le había caído un diente.
El cuento fue publicado en el año 1894. Y como no, trata de un gracioso ratoncito que vive en una caja de galletas y un día se da cuenta de que es mucho más divertido salir a descubrir la ciudad a través de tuberías y alcantarillados. El Ratoncito Pérez visitaba cada noche a los niños y se hacía amigo de ellos, hasta que en un día se cuela en el Palacio Real y conoce a Buby. El Ratoncito Pérez se da cuenta de que Buby no es como los demás niños. Él era rico y disfrutaba de todo tipo de caprichos, mientras que el resto de los niños de la ciudad eran mucho más pobres.
Es entonces cuando el Ratoncito Pérez decide iniciar una nueva aventura: cambiar los dientes de leche de los niños pobres por monedas.

Cuando los niños empiezan la Educación Primaria están en una época de mucha incertidumbre y complejidad, y es que además empiezan a perder sus dientes de leche, por lo que puede causar en ellos cierto nivel de tensión o ansiedad.
Nada mejor que un bonito cuento y un poco de magia para que, gracias al Ratoncito Pérez, vivan ese momento con mucha alegría.

El Hada de los Dientes

Este pequeño personaje es más conocido en Inglaterra, Estados Unidos o Canadá. La tradición es que los más pequeños dejen sus dientes debajo de la almohada y, mientras duermen, el Hada de los Dientes vendrá y dejará unas monedas a cambio de llevarse el pequeño diente de leche.
Después, el Hada de los Dientes se llevará el diente al país de las Hadas y con él podrán construir infinidad de artilugios.
El origen del Hada no está del todo claro. Algunos apuntan a que tiene características mitológicas, y otros a que su nacimiento fue al finalizar la Segunda Guerra Mundial. Lo cierto es que este personaje se hizo popular entre los niños en el año 1949, cuando Lee Rogow publicó el libro “El Hada de los Dientes”.

¿Por qué nacieron todos estos personajes?

Lo más curioso de todo es que, según la cultura de cada país, existe una tradición distinta cuando a los más pequeños se les cae un diente. Por ejemplo, en Egipto, el diente de leche se envuelve en un pañuelo de seda y se lanza al aire mientras cantan al dios del Sol. En China, según el diente que se caiga, se lanza al aire siguiendo un ritual similar al de Egipto, o se entierra el diente en un bosque.
Pero, ¿Por qué existen todas estas tradiciones? Seguramente todos pensamos que es una forma de ilusionar o consolar a los niños cuando sufren esta pequeña pérdida. Pero no es así: en tiempos remotos, existía la necesidad de enterrar los dientes que se caían por miedo a que las brujas se los llevaran e hicieran conjuros y pociones con ellos. Por eso, era muy importante deshacerse de los dientes rápidamente.