A continuación vamos a explicar, de forma amena y fácil de entender, todo lo que es importante sobre el implante dental y la periodontitis.

¿Qué es un implante dental?

La sustitución de un diente perdido es un proceso que se lleva a cabo en dos pasos: primero se coloca el implante dental y después se fija, sobre este, otra pieza artificial (también llamado corona o prótesis dental) que es la que realmente queda a la vista.implante dental 3

El implante dental es una pieza con un diseño especial que le permite adaptarse al hueco dejado tras la pérdida de un diente. Una vez colocado queda fuera de la vista.

Considerando que el implante va a estar durante muchos años en contacto con el cuerpo, se fabrica con un material inerte y duro como es el titanio, garantizando así resistencia y compatibilidad ya que no produce ningún tipo de reacción o irritación.

El implante dental se integra con el hueso mediante un proceso natural denominado osteointegración, quedando anclado de manera firme y estable. Posteriormente, una vez concluida la osteointegración, se procede a la colocación de la prótesis sobre el implante, quedando completo el proceso y con un diente totalmente repuesto.

¿Qué es la periodontitis?

Es una infección, provocada por bacterias, que afecta a los tejidos que sostienen al diente, provocando que este se mueva o que llegue a caerse.

Las señales por las que se detecta la periodontitis son una inflamación que provoca enrojecimiento y sangrado de la encía, hipersensibilidad, mal aliento y falta de estabilidad del diente.periodontitis+

El tratamiento de la periodontitis consiste en la eliminación de las bacterias acumuladas, con anestesia local, en un tratamiento de varias sesiones. Esta actuación se complementa con una aumento del nivel de higiene dental por parte del paciente. El tratamiento puede ser realizado por cualquier dentista, pero si está bastante avanzada es conveniente recurrir a uno que esté especializado en esta enfermedad.

La periodontitis y el implante dental

La periodontitis es una enfermedad de la boca bastante extendida y de la que se tienen muchos conocimientos, por lo que el tratamiento tiene un buen porcentaje de éxito cuando se realiza adecuadamente desde un primer momento.

La periodontitis afecta tanto a los dientes naturales como a los implantes porque es una enfermedad que ataca a los tejidos que se encuentran alrededor del diente. Por este motivo, puede provocar la pérdida de un implante dental si no se trata adecuadamente.

El beneficiario de un implante dental debe estar vigilante respecto a los síntomas de la periodontitis que se indicaron anteriormente y realizar visitas periódicas al dentista para detectarla. No hay necesidad de alarmarse ante esta enfermedad aunque se tenga un implante dental ya que tiene tratamiento si es detectada cuando no está muy avanzada.

Si ya se padece periodontitis tampoco hay que preocuparse, ya que el paciente podrá recibir un implante dental una vez que la enfermedad haya sido debidamente tratada, siguiendo el mismo tratamiento que cualquier otra persona. Igualmente, aunque se pierda un diente por culpa de la periodontitis la colocación de un implante dental sigue siendo la mejor manera de sustituirlo.