ortodoncia

 

¿Qué es la ortodoncia?

La ortodoncia es, fundamentalmente, una especialidad derivada de la odontología que se encarga del estudio, el diagnóstico, el tratamiento y la prevención de las anomalías y problemas ocasionados por la forma, la relación, la posición y la función de los dientes y las estructuras maxilofaciales. Al aplicar los tratamientos correspondientes encargados de corregir estas deformaciones, el paciente no solo experimenta una mejora en términos de salud sino, además, también en cuanto a estética y estado de ánimo.

El profesional especializado encargado de realizar las ortodoncias es el ortodoncista. En este sentido, lo más habitual es llevar a cabo tratamientos que consistan en la colocación de brackets, es decir, unos frenos metálicos que se encargan de corregir la posición de los dientes y devolverlos a su lugar correcto. Asimismo, hay que decir que las ortodoncias que los usan se consideran como fijas ya que tienen que ser colocados y retirados por el especialista. Sin embargo, también existen removibles.

También hay que decir que, según la edad del paciente, se deberá llevar a cabo una ortodoncia de determinado tipo. En este sentido, en el caso de los niños de entre 3 y 6 años, este tratamiento recibe la denominación de preventivo ya que trata de eliminar los hábitos deformantes infantiles. Asimismo, entre 7 y 11 años se llama ortodoncia interceptiva ya que trata de facilitar la salida correcta de los dientes definitivos. Por último, a partir de los 12 años, es considerada como correctiva.

Tipos

Actualmente, existen tres grandes grupos de tratamientos de ortodoncia:

  1. Ortodoncia invisible. La ortodoncia invisible es la realizada a partir de brackets de cerámica, porcelana o zafiro que, por su carácter transparente, pasan desapercibidos.
  2. Ortodoncia lingual. La ortodoncia lingual también es considerada un método invisible ya que, al ocultarse los brackets tras los dientes, no son visibles para el resto de personas.
  3. Ortodoncia metálica. Llevada a cabo a partir de brackets metálicos de acero inoxidable de alta calidad. Son más económicos pero menos estéticos.

Precio

El precio de una ortodoncia suele variar según muchos factores. Sin embargo, aproximadamente, puede decirse que el precio de una ortodoncia tradicional, es decir, la llevada a cabo con brackets metálicos suele rondar entre los 3000 y los 4000 euros. Por su parte, la ortodoncia invisible tiene un precio que oscila entre los 4000 y los 5000 euros y la ortodoncia lingual en torno a los 7000 euros.

Estos precios muchas veces son demasiado elevados para los pacientes. Y es por ello que el equipo de ComparaDentistas lleva años consiguiendo ahorros entre un 20%-33% en el sector de la ortodoncia, siempre garantizando la máxima calidad y fiabilidad del profesional que llevará a cabo el tratamiento.

Si ya conoces el presupuesto de tu ortodoncista y te gustaría encontrar una oferta mejor y más asequible para tu bolsillo, ¡sólo tienes que contactar con nosotros! Empezarás a recibir ofertas de las mejores clínicas de tu zona y podrás elegir aquella que mejor se adapte a lo que necesitas.

¿Qué problemas soluciona la ortodoncia?

Una ortodoncia sirve para solucionar los problemas de mordida ocasionados por alteraciones maxilofaciales de diversa índole. Estas son:

  • Prognatismo: en este caso, la mandíbula inferior se encuentra adelantada respecto a la superior.
  • Retrognatismo: la mandíbula inferior está retrasada respecto a la superior.
  • Mordida abierta: se produce cuando, al contactar los dientes inferiores con los superiores, que un espacio entre ellos que dificulta el sellado de los labios. Suele estar causada por chuparse el dedo, por empujar las piezas superiores con la lengua al tragar o cuando la mandíbula y el maxilar no se encuentran en paralelo.
  • Mordida cruzada: los dientes superiores sobresalen por fuera o por dentro respecto a los inferiores.
  • Mordida borde a borde: entre la mordida cruzada y la normal. Por ello, no es tan grave como la anterior deformación ya que solo produce que las cúspides de los dientes contacten en sus bordes.
  • Mordida cubierta: las piezas dentales superiores cubren más de la mitad de los inferiores al cerrar la boca.
  • Diastemas: esta es la denominación que reciben los espacios de separación entre los dientes que, en la fase adulta, nunca deberían existir.