carillas dentales

Las carillas dentales, es decir, esas pequeñas láminas que se adhieren a la parte externa de los dientes con el objetivo de mejorar su apariencia en términos estéticos, es uno de los productos odontológicos más demandados y su colocación es requerida por cada vez más personas interesadas en mejorar el aspecto de su sonrisa. Además, el proceso por el cual se coloca una carilla dental es muy sencillo y los resultados son, en la práctica totalidad de los casos, muy natural.

¿Cómo se colocan las carillas dentales? Descripción paso a paso de cómo se coloca una carilla dental


En la mayoría de ocasiones, antes de proceder a colocar una carilla dental, es necesario tallar y rebajar el tamaño de la parte frontal del diente, más o menos, entre 0,3 y 0,5 milímetros. Esto se debe, fundamentalmente, a que si no se realiza el diente sobresaldría en exceso y ofrecería una imagen muy poco natural. De igual forma, hay que destacar que, en estos momentos, existen carillas dentales de porcelana que, para ser puestas, no precisan de desgastar la pieza.

A continuación, el siguiente paso del proceso de colocación de carillas dentales consiste en realizar un molde con silicona para, posteriormente, enviarla a un laboratorio en el que técnicos especializados procederán a diseñar la carilla dental con las medidas óptimas para el paciente en cuestión. En este sentido, la inmensa mayoría de carillas dentales que se colocan en estos momentos están fabricadas en porcelana debido a sus elevadas prestaciones en términos de resistencia y apariencia natural del material, si bien es cierto que también pueden elaborarse carillas dentales a partir de composite, es decir, el material que, con frecuencia, se usa para los empastes.

Una vez diseñada y realizada la carilla dental, el odontólogo en cuestión procederá a realizar una prueba de adaptación en el paciente. En caso de que dicha carilla dental se adapte bien a la forma de la pieza, este procederá a pegarla sobre su superficie mediante un adhesivo especial. Este proceso de colocación de carillas dentales suele durar varios días aunque, evidentemente, dependerá del número a poner. También es necesario comentar que no tienen tasa de rechazo.

Por su parte, hay que señalar que las carillas dentales están recomendadas para prácticamente cualquier persona que esté descontenta con la apariencia de sus dientes. Sin embargo, aquellos que padezcan bruxismo, es decir, que rechinen los dientes durante el día o la noche, los que padezcan defectos en la relación de las arcadas dentarias o apiñamientos severos no deben colocarse carillas dentales. Asimismo, la duración media de una carilla dental es de, aproximadamente, 12 años.

Colocación de carillas dentales sin tallar los dientes

Como ya hemos comentado anteriormente, muchas clínicas odontológicas están empezando a ofrecer a sus clientes tratamientos basados en carillas dentales que no necesitan limar el diente sobre el que se van a colocar. En este sentido, el proceso es exactamente igual que en el caso anterior con la peculiaridad de que, debido a las características de la carilla dental en términos de tamaño y grosor, no precisa de tallar la pieza para ser adherida a ella. 

También es necesario decir a este respecto que este tipo de carilla dental solo es recomendable en los casos más difíciles de tratar y que los resultados pueden no ser tan naturales como los proporcionados por aquellos en los que, para colocar las carillas dentales, es necesario tallar el diente. Sin embargo, el procedimiento es catalogado como de poco invasivo por lo que el paciente puede comer, beber y hablar con total normalidad después de ponerse sus carillas dentales.