candidato-implante-dental-precio

Generalmente, si has perdido un diente, eres candidato para un implante dental. Lo más importante es que estés sano porque hay algunas enfermedades que pueden cambiar si te decides ponerte implantes dentales. Por ejemplo, si fumas o tienes diabetes incontrolada o sufres la enfermedad peridontal (de las encías) incontrolada puede que los implantes no se unen bien a tu hueso maxilar. Por eso es importante que tu cirujano dental sepa todo sobre tu estado médico (pasado y presente), los medicamentos que estés tomando, sean prescritos o alternativos (herbales).

Dónde y cuándo se ponen un implante dental requiere una valoración detallada de tu sistema estomatognático general (“stoma” – boca; “gnático” – mandíbula), dentro del cual funcionan los dientes. Una buena valoración debe compilar datos que incluyen modelos de estudio de tu boca y mordedura, y radiografías especializadas (ortopantomografías), que puedan incluír también escaneos 3D conocidos como tomogramas especializados (escaneos TAC). La ayuda de las imágenes creadas por el ordenador asegura que un implante dental pueda ser colocado exactamente en la posición correcta.

¿Cómo y por qué se pierde el hueso cuando se pierden los dientes?

El hueso necesita ser estimulado para mantener su forma y densidad. Dentro del hueso hay pequeños cráteres que marcan el lugar donde los dientes deben insertarse. Estos espacios son los alvéolos. En el caso del hueso alveolar que rodea y apoya tus dientes, la estimulación requerida viene de los mismos dientes. Cuando se pierde un diente, la falta de estimulación causa la pérdida del hueso alveolar. Hay una disminución del 25% en la anchura del hueso durante el primer año después de la pérdida de dientes y una disminución general en altura durante los próximos años.
Cuantos más dientes se pierden, más se pierde la funcionalidad. Esto nos puede llevar a tener unos problemas estéticos y funcionales serios, particularmente para personas que han perdido toda su dentadura natural. Y, no para ahí. Tras la pérdida del hueso alveolar, el hueso debajo de ese, el hueso basal – propio del maxilar – también empieza a reabsorberse (fundirse).

¿Cómo se puede preservar o volver a crecer los huesos para apoyar el implante dental?

La resorción ósea es un proceso normal e inevitable en el cual se pierde parte del hueso cuando no esté apoyando ni esté conectado a dientes. Solo implantes dentales pueden evitar este proceso y preservar el hueso. Realizando un injerto del hueso en los alvéolos de extracción cuando se pierdan los dientes puede ayudar a preservar el volumen del hueso necesitado para el implante dental. También existen técnicas quirúrgicas para regenerar el hueso perdido, para suministrar la sustancia ósea necesaria para el anclaje perfecto del implante dental. De hecho, una razón principal para considerar implantes dentales para reemplazar los dientes perdidos es el mantenimiento del maxilar.
Como hemos visto el hueso necesita estimulación para mantenerse sano. Debido a que un implante dental se fusiona con el hueso maxilar, lo estabiliza y previene de esta forma la pérdida de hueso en el futuro.

¿Cómo se coloca un implante dental y quién los coloca?

Se necesita un equipo dental para valorar y planear la colocación y restauración del implante dental – la fabricación de las coronas, puentes o dentaduras postizas que se colocan sobre los implantes dentales y que son las partes visibles en tu boca. El equipo dental consiste en un especialista quirúrgico dental – un periodoncista, un cirujano dental, o en la mayoría de los casos, un dentista entrenado en el campo de la cirugía de implantes y luego un técnico de laboratorio, o sea un protésico dental, que fabrica las coronas dentales.

Colocar un implante dental requiere un procedimiento quirúrgico para crear un canal de precisión en el maxilar, utilizando a menudo una pequeña guía quirúrgica. A posterior se coloca el implante dental en su sitio para que esté en contacto directo con el hueso. Generalmente requieren de dos a seis meses para unirse bien con el hueso antes de que el dentista pueda seguir con la colocación de la corona y completar de esta forma el proceso por completo. Cuando más tiempo pasa entre la colocación de la pieza de titanio y la fijación de la corona, mejor.

¿Cuáles son las opciones para la sustitución de dientes implantados?

corona-sobre-un-implanteSustitución de un diente: Cuando el implante es estable y listo para la restauración, puede fijarse un contrafuerte al implante que conectará la corona final al implante dental. Esto es un dispositivo que une el implante de titanio y la corona, que sustituye la parte del diente que ves en la boca. El contrafuerte aguantará luego una corona personalizada que fabricará el laboratorio dental para parecerse a tus dientes actuales. La corona sobre el implante dental personalizada es normalmente roscada al contrafuerte para mantenerlo permanentemente en su sitio. Cuando esté en su sitio, no debería parecer distinto a tus dientes naturales.

 

puente-sobre-2-impantesSustitución fijada de varios dientes: Igual que en la sustitución de un diente, se podrán colocar tapas o contrafuertes temporales para ayudar a curar hasta que esté terminada dicha fase. Tras la curación, se colocan contrafuertes permanentes en los implantes. Se podrán colocar coronas o puentes personalizados que un laboratorio protésico fabricará para parecerse a tus dientes naturales. En el último paso, el puente personalizado, que sustituirá a varios dientes, se cementa o se atornilla a los contrafuertes. Los dientes han sido sustituidos sin perturbar los dientes cercanos, y se ha parado la pérdida del hueso.

 

dentadura removible sobre implantesSustitución de todos los dientes de un maxilar: Si te faltan todos los dientes inferiores, dependiendo del diseño de la restauración desmontable, se podrán utilizar dos a seis implantes para apoyar una dentadura inferior. Si te faltan todos los dientes superiores, se podrá utilizar un mínimo de cuatro implantes para apoyar la dentadura superior. Dentaduras desmontables se utilizan generalmente para sustituir la pérdida extensiva de dientes, del hueso y del tejido de las encías, suministrando un apoyo para el esqueleto facial, labios y mejillas. Una nueva dentadura puede tener complementos que se pueden colocar en los implantes o se puede fabricar una barra fresada personalizada para crear una fuerza y un apoyo adicional para la restauración. Se relacionan a menudo las variaciones en el diseño con la densidad de tu hueso y el número de implantes presentes; tu dentista mencionará estas opciones durante tu consulta. Una gran ventaja de una dentadura desmontable sobre implantes es su facilidad de la limpieza.

¿Qué diferencia hay entre los dientes de “repuesto” y dientes normales?

Un diente natural y un implante dental pueden parecer iguales, al tocarlas pueden parecer iguales, y también pueden funcionar de una forma similar, pero son muy diferentes. Las diferencias más importantes son la forma en que se unen al hueso, su respuesta ante enfermedades dentales, su mantenimiento y su reparación.

Los dientes se unen al hueso con un ligamento periodontal (“peri” – alrededor; “dont” – diente) hecho con fibras de colágeno que se unen al diente por un lado y al hueso por el otro. Los implantes dentales se fusionan directamente al hueso.
La encía también se une a la raíz de un diente con fibras de colágeno como se ha descrito arriba. Sin embargo, el tejido de la encía solo puede unirse a la superficie de los implantes dentales.
Los dientes naturales son susceptibles a caries y a la terapia del conducto radicular (endodoncias) ; los implantes dentales son metálicos y no se deterioran ni necesitan dicha terapia. Los dientes también pueden ser susceptibles a enfermedades periodontales (de las encías), mientras que un implante dental puede ser susceptible al periimplantitis, una respuesta inflamatoria ante capas bacterianas que se forman en los tejidos circundantes al implante , que puede resultar en la desintegración del hueso al implante dental.

¿Qué tipo de mantenimiento requieren el implante dental?

Las coronas implantosoportado  y otras sustituciones de dientes protésicas (falsas) son hechas para ser sistemas antifallos. Se pueden quitar y sustituir por tu dentista, ya que si algo necesita ser sustituido, se puede hacerlo sin que afecte directamente a los implantes unidas al hueso.
Sin embargo, un implante dental sí requiere mantenimiento. Es importante practicar una limpieza oral a diario, incluyendo cepillarse y usar hilo dental para controlar las capas de bacterias. También es importante visitar tu dentista e higienista dental. Se necesitan instrumentos especiales para limpiar el implante denntal, que no dañarán su estructura metálica bajo el tejido de las encías. Tu dentista necesitará supervisar tus implantes para asegurarse de que la integridad de la osteointegración es estable, y que las coronas del implante, los puentes o las dentaduras están funcionando adecuadamente.

 

Comentarios

  1. […] implantes dentales están teniendo tal auge actualmente, que han llegado a convertirse en la primera opción de restauración estética y funcional dentro de la odontología moderna. Seguramente no tienes ninguna duda cuando mencionamos la estética, pero si te preguntas a que nos […]