fumar_salud_boca_1

En muchas ocasiones habrás escuchado ¡fumar mata!.

Y es que cuando hablamos de enfermedades que ocasiona el tabaco lo asociamos a enfermedades respiratorias y pulmonares, pero no es así. Desgraciadamente existen muchísimas otras consecuencias y entre ellas las relacionadas con el tabaco y la salud bucodental.

Por lo que te queremos explicar las consecuencias en dientes y encías que conlleva el tabaco cuando fumas. Nuestro objetivo no es juzgar a los personas que ponen en peligro su salud dental por el tabaco  sino concienciar más a la sociedad, dado su alto nivel de fumadores.

Tras analizar los problemas que puede originar el tabaco, y con la ayuda de expertos vinculados a comparativas de dentistas comparadentistas.com, te explicamos los efectos más contraproducente que el tabaco tiene sobre tu salud dental:

Manchas en los dientes

Normalmente un tono amarillento o marrón. Esto se debe a la nicotina y el alquitrán que se encuentra en el tabaco. Este síntoma refleja el mal estado que puede crear esta peligrosa adicción. Muchas son las consultas de fumadores que piensan que un blanqueamiento dental les puede salvar y ayudar a eliminar estas manchas amarillas en los dientes pero, el efecto del tabaco es mucho mayor que el de estos anteriores. Con lo cual el aspecto de tus dientes se mantendrá con esas manchas en el tiempo. Incluso hay dentistas que se niegan por completo de realizar un blanqueamiento dental para fumadores por su poco efecto que tendrá.

Halitosis

Las sustancias del tabaco hacen que la persona tenga un aliento característico, creando en la mayor parte de los casos mal aliento, dado la escasa oxigenación en la boca.

Sentido del gusto

Fumar también implica reducir el sentido del gusto. La comida tiende a estar, para los fumadores, con poca sal y por tanto terminan ellos dándole el toque que falta. Esto ocasiona un incremento de la tensión arterial, dando lugar en muchos casos hipertensión.

Caries

En fumadores el riesgo de aparición de caries aumenta. El tabaco está formado por muchos compuestos tóxicos disminuyendo así la protección de las encías, deteriorando  tu salud dental. Además, debido a la minoración del flujo salival, también produce la disminución de la placa en su capacidad de neutralizar todas las bacterias.

Enfermedad periodontal

No solo puede provocar todo lo anterior, sino que además aumenta el riesgo de enfermedades periodontales. Ya sea una pequeña inflamación u otra enfermedad de carácter grave, pudiendo llegar a  perder su dentadura. Y ya por si eso fuera poco, en los fumadores la detección de algún tipo de estas enfermedades cuesta mucho más reconocerla.

Tratamientos dentales

El cigarro puede producir el rechazo de implantes dentales u otro tratamiento para la salud bucodental. Además fumar retrasa el proceso de curación incluso generar mayores dolencias en la boca. En implantes dentales, la mayor parte de los rechazos son provenientes de personas fumadoras.

Cáncer oral

Se reconoce que el 90% de las personas que padecen cáncer oral son personas fumadoras. Imagínate que el año pasado 2012, cada día fallecieron 166 personas por día a causa del tabaco.

Dejar de fumar es que vale la pena

Incluso aquellos que ya dependen de cigarrillos desde mucho tiempo pueden escapar de la probabilidad del alto riesgo de cáncer.

Entre tres a cinco años después de dejar de fumar, el riesgo de desarrollar cáncer oral disminuye de manera significativa. Y, típicos efectos secundarios de fumar, tales como inflamación de las bolsas periodontales o gingivales, la degradación del hueso maxilar o el molesto olor de la boca se eliminan por completo después de un tiempo sin fumar.