Corona dental1212

A continuación, vamos a explicar con términos sencillos lo que es una corona dental y los tipos de coronas dentales más usuales que se colocan en la actualidad.

Qué es una corona dental

La corona dental, también conocida como funda, es una pieza fabricada con diferentes materiales, que sirve para sustituir la parte visible de una diente en caso de que se encuentre deteriorada.

Las coronas dentales pueden colocarse sobre un diente natural, mientras este mantenga al menos su raíz, o sobre un implante dental, en caso de haber perdido completamente el diente. En este segundo caso, para colocar la corona dental es necesario dejar transcurrir el tiempo suficiente, tras el proceso llamado osteointegración, para que el implante sea apto para recibir la corona dental.

La corona dental sirve para recuperar la utilidad del diente y para mejorar la estética. Su colocación es sencilla, normalmente en un par de sesiones, preparando primero el diente y realizando un molde, para después fijar la corona dental con pegamento.

Tipos de coronas dentales

Las coronas dentales se fabrican con diferentes materiales, atendiendo a criterios de estética y fortaleza. Estos son los principales tipos:

Coronas dentales metálicas

Cuentan con la ventaja de que se adaptan bien a los dientes y duran mucho tiempo, resistiendo bien el desgaste, pero su aspecto no es muy estético. Para fabricar una corona dental metálica se utilizan elementos como el cromo, el níquel, el oro o el paladio.

Considerando que no cumplen los requisitos estéticos más exigentes, su colocación se lleva a cabo principalmente para sustituir dientes que están menos a la vista y que realizan la mayor parte del trabajo de masticación.

Coronas dentales de cerámica sin metal

Este tipo de corona dental es una buena solución estética por adaptarse muy bien al color de los dientes. En general es menos resistente, pero se están consiguiendo avances en este sentido para proporcionar una mayor duración. Estas coronas dentales son recomendables en caso de que exista alguna reacción alérgica a los metales porque son más compatibles con el organismo, o para dientes que no se usan mucho para masticar y están más a la vista.

Coronas dentales de metal y porcelana

Mediante una combinación de metal y porcelana, estas coronas tratan de combinar la fortaleza del metal con la estética de la porcelana, lo que las hace aptas para sustituir a cualquier diente, sin importar la cantidad de trabajo que tenga que hacer o su visibilidad. Este tipo de corona dental tiene en su contra que es menos resistente que la corona dental metálica y que, con el paso del tiempo, el metal puede quedar a la vista.

El metal queda en la parte interior, fuera de la vista, y sobre él se coloca la porcelana. Para colocar estas coronas dentales no hay que tallar y reducir mucho el diente natural.

Cuando se quiere conseguir un aspecto más natural en las coronas dentales, se utiliza el circonio que, sacrificando un poco la resistencia, consigue un mejor resultado estético y se ajusta muy bien al diente natural.

Coronas dentales provisionales

Se fabrican con material acrílico y se utilizan mientras se está fabricando la corona dental definitiva o se está efectuando algún tipo de reparación sobre esta.
La investigación en nuevos materiales para la fabricación de coronas dentales permite mejoras continuas, por lo que en caso de necesitar una corona dental nueva es conveniente consultar con el dentista para conocer las últimas novedades.