Sedación consciente
La sedación consciente consiste en la inhalación de óxido nitroso mezclado con oxígeno para provocar relajación y bienestar en pacientes que necesitan atención médica.

La sedación consciente en el dentista

Esta técnica de sedación consciente está especialmente indicada para personas que sienten un miedo al dentista que va mucho más allá de la pequeña ansiedad que siente la mayoría.

El óxido nitroso es un gas incoloro que lleva al paciente a un estado de relajación agradable sin pérdida de consciencia (de ahí el nombre de sedación consciente). De esta manera, se consigue controlar el miedo y la ansiedad ya que el paciente se libra de ver el material quirúrgico y de oír el funcionamiento de las máquinas empleadas.

La sedación consciente se viene usando en los países más avanzados del mundo desde hace mucho tiempo.

Objetivos de la sedación consciente

Una de las principales metas de la sedación consciente es la reducción del número de visitas para los tratamientos dentales, porque se puede realizar un tratamiento completo en una sesión continua.

Tras probar la sedación consciente, , evitando el dolor innecesario al poder acudir a consulta cada vez que lo necesitan. Ya no tendrán que retrasar más el momento de pedir cita o suspender esta a última hora por el aumento de la ansiedad.

Ventajas de la sedación consciente

• El paciente no siente miedo ni dolor en ningún momento, por lo que no interfiere en la labor del dentista. Con ello, permite que el profesional pueda trabajar con más precisión, ocupándose únicamente en el tratamiento y no en el estado emocional del paciente, mejorando así la calidad de su trabajo y reduciendo el tiempo de la intervención.

El paciente se encuentra en un estado de reducción de la consciencia que le permite seguir las instrucciones del dentista, en caso de ser necesarias.

• Durante todo el proceso de sedación consciente existe un control por parte del anestesista, que realiza una vigilancia continua del paciente para mantenerlo en un estado confortable y seguro.

El paciente ya no tiene que mentalizarse para estar relajado, proceso que en muchos casos incluso aumenta la tensión cuando no hay sedación consciente.

• Sin importar lo que dure la sesión con sedación consciente, el paciente solo tendrá un recuerdo difuso de lo ocurrido, sin haber sentido en ningún momento miedo o dolor.

El paciente se recupera de forma rápida una vez que se suspende la administración de óxido nitroso de la sedación consciente, por lo que en poco tiempo ya puede abandonar la clínica.

Pacientes idóneos para la sedación consciente

En general, la sedación consciente es útil para cualquier paciente que sienta miedo al dentista y no tenga ganas o tiempo de mentalizarse para eliminar la ansiedad.

Además de estos casos generales, la sedación consciente está especialmente indicada para personas muy nerviosas, con síndrome de Down, enfermedad de Parkinson o enfermedad de Alzheimer.

El miedo al dentista como fobia

El miedo al dentista llega a ser tan irracional para algunas personas que no pueden controlarlo de ninguna manera, convirtiéndose en auténtico pavor. Puede deberse a algún trastorno del paciente que no tenga nada que ver con la medicina en general o a alguna mala experiencia anterior en la consulta del dentista sin usar sedación consciente.

El tratamiento de sedación consciente se lleva a cabo gradualmente, adaptándolo a cada persona en particular, estableciendo un canal de comunicación que permita al paciente explicar todo lo que siente, en relación con los médicos en general y con los dentistas en particular, recibiendo toda la comprensión por parte del personal médico.